Publicado el

Chocolate :Now ¿Bueno o Malo para el Cáncer?

La ”epicatequina “es un compuesto antioxidante que se encuentra en el cacao, especialmente en el chocolate negro. Se han realizado estudios que sugieren que la epicatequina podría tener efectos positivos en la prevención del cáncer. Sin embargo, la investigación sobre su eficacia específica contra el cáncer está en curso y sigue siendo un tema de estudio en la comunidad científica.

La epicatequina es un flavonol, un tipo de flavonoide presente en ciertos alimentos como el cacao, las uvas, el vino tinto y algunas frutas. Su potencial beneficioso para la salud se ha relacionado con sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que podrían ayudar a proteger las células del daño oxidativo.

Algunos estudios han sugerido que la epicatequina tiene efectos anti-cancerígenos debido a su capacidad para inhibir la proliferación celular, inducir la apoptosis (muerte celular programada) y disminuir la formación de nuevos vasos sanguíneos que alimentan los tumores (angiogénesis). Además, se ha observado en investigaciones de laboratorio que la epicatequina puede modular ciertas vías moleculares asociadas con el desarrollo y la progresión del cáncer.


A diferencia del chocolate con leche, el chocolate amargo no contiene leche ni mantequilla entre sus ingredientes. El chocolate amargo al que no se le ha añadido azúcar se llama «amargo» o «sin azúcar». Al igual que sus homólogos con leche y blanco, el chocolate negro se encuentra frecuentemente en barras de chocolate y coberturas de confitería.
El chocolate amargo contiene flavonoides fitonutrientes, que son antioxidantes que pueden desempeñar un papel en la prevención del cáncer y la salud del corazón. Un nutricionista y autor de Food Network ha sugerido que una sustancia química llamada teobromina, que se encuentra en la planta del cacao (de la que se elabora el chocolate), puede ayudar a reducir la inflamación y la presión arterial.
Uno de los beneficios más proclamados del chocolate amargo es el posible efecto que puede tener para mejorar la salud del corazón.

Sin embargo, es importante destacar que la investigación sobre la relación entre la epicatequina y el cáncer todavía está en sus primeras etapas. Se necesitan más estudios clínicos y experimentales para comprender completamente cómo la epicatequina podría influir en la prevención o el tratamiento del cáncer en seres humanos.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.