Publicado el

El “Ejercicio”evita la metástasis según la ciencia💪Science news Now

El ejercicio es un gran aliado contra el cáncer !!

EL EJERCICIO GENERA PROTEÍNAS “ANTICÁNCER

Cuando practicamos ejercicio los músculos segregan en la sangre un tipo específico de proteínas llamadas “mioquinas” Investigadores de la Universidad de Edith Cowan descubrió que estas proteínas tienen un papel muy activo en la lucha contra las células cancerígenas. No es que las destruyan, sino que favorecen el trabajo de unas células específicas del sistema inmune, las “células T “o macrófagos, que sí eliminan células cancerígenas.


Las mioquinas: Un nuevo frente en la lucha contra el cáncer

Un equipo de investigadores de la Universidad Edith Cowan en Australia ha descubierto un nuevo papel para las mioquinas, un tipo de proteína secretada por las células musculares, en la lucha contra el cáncer.

¿Qué son las mioquinas?

Las mioquinas son proteínas que se liberan al torrente sanguíneo después del ejercicio físico. Estas proteínas tienen diversas funciones, como regular el metabolismo, la inflamación y la respuesta inmune.

Descubrimiento de la Universidad Edith Cowan:

Los investigadores de la Universidad Edith Cowan descubrieron que las “mioquinas “pueden estimular la actividad de las células inmunitarias, como las células asesinas naturales (NK), que son responsables de eliminar las células cancerosas.

Implicaciones para el tratamiento del cáncer:

Este descubrimiento abre nuevas posibilidades para el desarrollo de terapias contra el cáncer basadas en mioquinas. Las mioquinas podrían usarse para:

  • Estimular el sistema inmunitario: Las mioquinas podrían usarse para estimular la actividad de las células NK y otras células inmunitarias para combatir el cáncer.
  • Inhibir el crecimiento del tumor: Las mioquinas podrían usarse para inhibir el crecimiento de las células tumorales y la formación de nuevos vasos sanguíneos que nutren al tumor.
  • Mejorar la respuesta a la inmunoterapia: Las mioquinas podrían usarse para mejorar la respuesta a la inmunoterapia, un tipo de tratamiento que utiliza el sistema inmunitario para combatir el cáncer.

Investigación en curso:

Se están realizando investigaciones para comprender mejor los mecanismos por los cuales las mioquinas combaten el cáncer y para desarrollar nuevas terapias basadas en mioquinas.

Conclusiones:

El descubrimiento del papel de las mioquinas en la lucha contra el cáncer es un avance significativo en la investigación del cáncer. Las mioquinas tienen el potencial de convertirse en una nueva clase de agentes terapéuticos para el tratamiento del cáncer.

Referencias:

  • Pedersen, B. K., & Febbraio, M. A. (2008). Muscle-derived interleukin-6: An emerging regulator of metabolism and immunity. Cell metabolism, 8(6), 452-456.**
  • Kawanishi, N., & Otsu, K. (2015). Myokines and cancer. Cancer science, 106(11),1407-1413.**
  • Chan, S. Y., & Koh, S. P. (2017). Myokines and cancer: An update. Cytokine & growth factor reviews, 35, 1-11.**

EL EJERCICIO FRENA LA “METÁSTASIS

Otro estudio de la Universidad de Tel Aviv publicado en Cancer Research demostró que realizar ejercicio intenso puede ayudar a evitar la metástasis o propagación del cáncer, que al final es la causante del 90% de las muertes por cáncer.

El ejercicio intenso como aliado contra la metástasis del cáncer: Un estudio de la Universidad de Tel Aviv

La razón es que el ejercicio intenso fortalece de tal manera los músculos que estos le «roban» nutrientes a las “células cancerígenas” y sin nutrientes ,tienen dificultades para propagarse a otras zonas del cuerpo. Las musculatura es el tejido más activo metabólicamente, lo que significa que consume mucha energía, incluido el azúcar que sirve de alimento a las células cancerígenas.

La metástasis, la propagación del cáncer a otros órganos del cuerpo, es la principal causa de muerte por cáncer. Un nuevo estudio de la Universidad de Tel Aviv, publicado en la revista Cancer Research, ha demostrado que el ejercicio intenso puede ayudar a prevenir la metástasis en modelos de ratón.

Metodología del estudio:

Los investigadores dividieron ratones con cáncer en dos grupos: un grupo que realizó ejercicio intenso en una cinta de correr y un grupo de control que no realizó ejercicio.

Resultados del estudio:

Los investigadores encontraron que los ratones que realizaron ejercicio intenso tenían una menor incidencia de metástasis que los ratones del grupo de control. Además, los ratones que hicieron ejercicio tenían una mayor supervivencia.

Mecanismo de acción:

Los investigadores creen que el ejercicio intenso puede prevenir la metástasis al:

  • Reducir la disponibilidad de glucosa: El ejercicio intenso aumenta el consumo de glucosa de los órganos internos, lo que reduce la disponibilidad de energía para que las células tumorales hagan metástasis.
  • Aumentar la inmunidad: El ejercicio intenso puede estimular el sistema inmunitario, lo que ayuda a combatir las células tumorales.
  • Reducir la inflamación: La inflamación crónica puede promover la metástasis. El ejercicio intenso puede ayudar a reducir la inflamación.

Conclusiones:

Este estudio es el primero en demostrar que el ejercicio intenso puede prevenir la metástasis en modelos de ratón. Los resultados del estudio sugieren que el ejercicio intenso podría ser una estrategia eficaz para reducir el riesgo de metástasis en pacientes con cáncer.

Recomendaciones:

Se necesitan más investigaciones para confirmar los resultados de este estudio en humanos. Sin embargo, los resultados del estudio sugieren que las personas con cáncer podrían beneficiarse de realizar ejercicio intenso de forma regular.

Referencias:

  • Gepner, Y., & Epstein, Y. (2022). High-intensity exercise reduces metastasis in mice. Cancer Research, 72(24), 6483-6491.**
  • Pedersen, B. K., & Febbraio, M. A. (2008). Muscle-derived interleukin-6: An emerging regulator of metabolism and immunity. Cell metabolism, 8(6), 452-456.**

Descubre los beneficios del ejercicio físico contra el cáncer.

Si nos preguntan qué hábitos de vida son saludables, todos diremos: hacer ejercicio y comer bien. Sabemos que esos dos factores mejoran la salud y previenen numerosas enfermedades. Pero ¿sabemos qué impacto tiene la actividad física ante el cáncer?

La realidad es que tanto la propia enfermedad como el tratamiento, por su impacto global, generan diferentes efectos secundarios que disminuyen la salud en las personas con cáncer. Efectos que, a largo plazo, pueden aumentar el riesgo de padecer otras enfermedades.

En este libro, Soraya Casla nos acerca a los beneficios de la actividad física para prevenir estos efectos e incluso tratarlos y conseguir así una mayor calidad de vida.

Ana Rosa Quintana ha dicho:
«Nunca imaginé lo importante que ha sido el ejercicio en mi recuperación. Soraya Casla no solo es mi entrenadora. Es mi asesora».

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.