Publicado el Deja un comentario

One Oncólogo lanza una “Reflexión final”: “Un alimento, al final…


está compuesto por cientos de moléculas diferentes.”

El ácido transvaccénico, un ácido graso trans que se encuentra naturalmente en ciertos productos animales como la carne de vaca, la leche y la mantequilla, ha sido objeto de interés en la investigación nutricional y médica. A pesar de su presencia en estos alimentos, su papel específico en relación con el cáncer aún no ha sido completamente comprendido.

Algunos ácidos grasos trans han sido asociados con efectos adversos para la salud, como enfermedades cardiovasculares, debido a su impacto en los niveles de colesterol. Sin embargo, respecto a la relación entre el ácido transvaccénico y el cáncer, la literatura científica disponible es limitada y no proporciona una conclusión definitiva sobre su papel en la carcinogénesis o la prevención del cáncer.

La investigación actual sugiere que la relación entre los ácidos grasos trans, incluido el ácido transvaccénico, y el cáncer es compleja y puede depender de diversos factores, como la dieta general, la genética individual, el estilo de vida y otros factores ambientales.

(Una de las grandes revelaciones de la ciencia y la salud de nuestro tiempo es el peligro que representa el consumo de carne. Parece que todos los días se nos advierte sobre el daño que la producción y el consumo de carne puede causar al medioambiente y a nuestro cuerpo. Muchos hemos intentado limitar la cantidad de carne que consumimos o hemos intentado dejar de consumirla por completo pero no es fácil resistirse a las delicias ahumadas, curadas, asadas y fritas que nos tientan por doquier. ¿Qué nos hace anhelar las proteínas animales y por qué es tan difícil dejar la carne? Y si su consumo es tan insalubre para los seres humanos, ¿por qué la evolución no nos ha hecho vegetarianos a todos? En Enganchados a la carne, la escritora y divulgadora científica Marta Zaraska aborda lo que llama el «rompecabezas de la carne»: nuestro amor por ella, a pesar de sus efectos nocivos. Zaraska nos lleva por un ingenioso recorrido por las culturas de la carne en todo el mundo, deteniéndose en los inusuales asadores de la India, los sacrificios de animales en los templos de Benín y los laboratorios en los Países Bajos que cultivan carne a partir de células madre. Desde el poder de la evolución hasta la influencia de los grupos de presión de la carne, y desde nuestra composición genética hasta las tradiciones de nuestros antepasados, nos revela la interacción de fuerzas que nos mantiene enganchados a las proteínas animales. Un libro para todos: desde el carnívoro incondicional hasta el vegano más comprometido, Enganchados a la carne ilustra una de las características más imperecederas de la civilización humana y, en última instancia, arroja luz sobre por qué el consumo de carne seguirá dando forma a nuestro cuerpo ―y a nuestro mundo― en un futuro próximo.)


Se necesitan más estudios para evaluar con precisión el impacto del ácido transvaccénico en la carcinogénesis, así como su posible papel en la prevención o tratamiento del cáncer. La comprensión de los efectos específicos de este ácido graso trans en la salud humana, incluyendo su relación con enfermedades como el cáncer, es un área que requiere una investigación más profunda y específica para llegar a conclusiones sólidas y clínicamente relevantes.

Nuestro estudio intentó abordar este dilema”, expone el autor de estudio, Jing Chen, profesor del Departamento de Medicina y Director del Centro de Investigación de Metabolómica del Cáncer de la Universidad de Chicago.

¿Quien es : Jing Chen?

MIRA ESTE ARTÍCULO:

Un nutriente procedente de carnes rojas y lácteos mejora la respuesta inmune contra el cáncer

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *