Publicado el

¿Por que las “células inmunes” ⭐️Now ⭐️pierden cuando ingresan en los tumores ?⭐️Here…

Según una nueva investigación, algunas células inmunitarias de nuestro cuerpo ven restringido su «instinto asesino» después de entrar en tumores sólidos.


Las células NK y su enemigo silencioso: el microambiente tumoral

Las células asesinas naturales (NK) son un componente crucial del sistema inmunitario innato, con una potente capacidad para eliminar células tumorales y virus. Sin embargo, su eficacia se ve comprometida dentro del microambiente tumoral, un entorno hostil que las desarma y limita su potencial antitumoral.

¿Qué es el microambiente tumoral?

El microambiente tumoral es un ecosistema complejo dentro del tumor, compuesto por células tumorales, células del sistema inmunitario, fibroblastos, vasos sanguíneos y una matriz extracelular. Este microambiente presenta características únicas que favorecen el crecimiento y la supervivencia del tumor, incluyendo baja oxigenación (hipoxia), pH ácido, alta concentración de metabolitos y presencia de células inmunosupresoras.

¿Cómo el microambiente tumoral afecta a las células NK?

El microambiente tumoral puede desactivar las células NK a través de diversos mecanismos:

  • Inhibición de la activación: Las células tumorales liberan moléculas que bloquean las señales de activación de las células NK, como la interleucina-10 (IL-10) y el factor de crecimiento transformante beta (TGF-β).
  • Inducción de la apoptosis: El microambiente tumoral puede inducir la muerte celular programada (apoptosis) de las células NK, privando al sistema inmunitario de su arsenal antitumoral.
  • Disminución de la citotoxicidad: La hipoxia y la acidosis presentes en el microambiente tumoral pueden reducir la capacidad de las células NK para destruir células tumorales.
  • Agontamiento funcional: La exposición prolongada al microambiente tumoral puede conducir al agotamiento funcional de las células NK, lo que significa que pierden su capacidad de respuesta y proliferación.

Estrategias para combatir la desactivación de las células NK:

La investigación se centra en desarrollar estrategias para superar la desactivación de las células NK en el microambiente tumoral, incluyendo:

  • Inhibición de las vías de señalización inmunosupresoras: El desarrollo de anticuerpos y pequeñas moléculas que bloquean las señales de inhibición en las células NK podría restaurar su actividad antitumoral.
  • Modulación del microambiente tumoral: La administración de oxígeno o agentes que modifican el pH del tumor podría crear un entorno más favorable para las células NK.
  • Adopción de células NK: La transferencia de células NK cultivadas en laboratorio a pacientes con cáncer podría ser una alternativa terapéutica prometedora.

El microambiente tumoral es un enemigo formidable para las células NK. Sin embargo, la investigación en curso está descifrando los mecanismos de desactivación y desarrollando estrategias para restaurar la funcionalidad de estas células y aprovechar su potencial antitumoral para combatir el cáncer.

Referencias:

  • Chien, Y., & Raulet, D. H. (2016). Wired to kill: Natural killer cells and natural cytotoxicity. Nature reviews. Immunology, 16(12), 735-746.**
  • Coudert, J. D., & Held, W. (2014). Natural killer cell education and its implications for cancer immunotherapy. Current opinion in immunology, 27, 7-12.**
  • Smyth, M. J., & Hayakawa, Y. (2016). Natural killer cell checkpoints. Nature reviews. Immunology, 16(10), 673-684.**

MIRA ESTE ARTÍCULO:

El “instinto asesino” de las células inmunitarias puede reactivarse en los tumores

En esta obra los autores presentan los más recientes avances del campo, algunos todavía ausentes en la literatura especializada, e invitan al lector a acompañarlos en este viaje fascinante.

Sin que nos demos cuenta, nuestro organismo es un territorio en el que día y noche se desarrollan batallas épicas. Se producen en la intimidad de nuestros tejidos, y con armas más versátiles y efectivas que ninguna de las diseñadas por la industria bélica. Las protagoniza el sistema inmune, que distingue lo propio de lo extraño, nos protege de microorganismos patógenos y descarta errores en la cadena de producción de las células. Cuando estamos sanos, células dendríticas, macrófagos, linfocitos y los otros componentes de este ejército de increíble complejidad parecen interpretar un ballet coreografiado con precisión exquisita. Pero si dejan de cumplir con su papel y se rebelan, las consecuencias pueden ser dramáticas, como la aparición de enfermedades autoinmunes, entre otras.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.